Entrevista en el diario ABC - Lunes 19 de Abril de 2004

Edición impresa - (Resumida - Entrevista completa más abajo)

Malú: «Aún sigo siendo una aprendiz»
R. Sánchez Martín - Madrid

Malú saca hoy al mercado «Por una vez», disco grabado en directo


Veintidós años, cuatro discos de estudio y, ahora, «Por una vez», un «grandes éxitos» en directo. La carrera de Malú ha sido meteórica y poco queda ya de esa chica rubia que cantaba canciones de Alejandro Sanz y de la que todo el mundo recordaba sus orígenes familiares. «En cierto modo fue difícil -cuenta refiriéndose a sus inicios-. La gente comentaba «tiene disco porque es hija o sobrina de». Yo no cantaba por eso. Yo canto porque me corre por las venas, porque todos en mi familia son artistas y es lo que llevo en la sangre. Lo pasé mal pero ahora siento que la gente, les guste o no les guste, me respeta y eso es lo que a mí me importa».

Malú se lanzó al ruedo con apenas dieciséis años y confesándose «aprendiz», cosa que sigue manteniendo. «No se puede evolucionar de otra manera que no sea aprendiendo, así que siempre lo seré». Eso sí, en todo momento ha contado con unos «maestros» de lo más ilustre y con los que sigue manteniendo estrechos lazos. Prueba de ello son las colaboraciones con las que cuenta en «Por una vez»: Alejandro Sanz, David de María, Antonio Orozco, su tío, Paco de Lucía, y su padre Pepe de Lucía. «Son artistas a los que yo admiro muchísimo -confiesa-. Son hombres muy pasionales y tenemos eso en común a la hora de actuar. Y como personas son grandes y admirables; te aportan todo».

Ante semejantes halagos a sus compañeros de escenario, no cabe más que imaginar que la noche del 3 de febrero en que grabó el concierto que ahora podemos disfrutar en CD y DVD, que hoy llegan a las tiendas, debió ser para ella inolvidable. «Fue un día cálido y bonito. Pasamos unos nervios brutales, hasta el punto de que cuando acabamos nos pusimos todos a llorar», recuerda con una sonrisa y añade, «además, el público fue muy cariñoso, siempre estaré agradecida».

Para Malú, «Por una vez» no es tanto un «grandes éxitos» como un resumen de su carrera, en la que ha pasado por todos los estados. El éxito arrollador lo tuvo desde su debut, ya que «Aprendiz» se acercó a la barrera de las 500.000 copias vendidas y le reportó premios como el Amigo Revelación. «Nunca pensé que fuera a pasar nada y de repente ocurrió. Me asusté, pero luego va pasando el tiempo y te acostumbras a tu nueva vida», declara. Luego vinieron «Cambiarás», coqueteos con el r&b y el dance en «Esta vez» y, finalmente, guiños a la electrónica y a ritmos árabes en «Otra piel», lanzado el año pasado y que no tuvo la repercusión esperada.

Toda España ha sido testigo de su evolución no sólo profesional sino personal, Malú ha crecido de cara a las cámaras, a pesar de lo cual ella nunca se ha sentido presionada. Lo que sí nota es que ha madurado antes. «Si te rodeas de un mundo de mayores, y o te haces mayor o nada», afirma. En cualquier caso, está claro que Malú ha vivido deprisa. «Todo ha pasado muy rápido y quizás me hubiera gustado disfrutarlo más, aunque sí lo he hecho, sobre todo en los conciertos -cuenta-. Mi familia siempre me dijo que si algún día quería parar iban a ser los primeros en apoyarme. Pero nunca he pensado hacerlo...»

- Entrevista completa

MALÚ: "Canto porque lo llevo en la sangre"
por Roberto Sánchez Martín

Empezaste tu carrera declarándote “aprendiz”, ahora, ¿en qué grado "educativo" te encuentras?

Yo creo que siempre eres aprendiz. Desde que empiezas tienes que ir aprendiendo y yo quiero seguir evolucionando tal y como va evolucionando el mundo, tu edad, etc. Eso no se puede hacer de otra manera que no sea aprendiendo.

Pero supongo que desde el principio hasta ahora sí notarás un cambio

Sí, sobre todo en la voz. El otro día escuchaba el primer disco y pensaba ¡ostia, hay que ver como he cambiado!. Yo creo que me ha madurado mucho, quieras que no, ha sido mucho escenario, vas cogiendo más tablas… Yo fui del colegio al disco, no hice nada en medio y he ido aprendiendo en los escenarios. Y todo eso en los álbumes se nota bastante, sobre todo en la voz.

Sólo tienes 22 años y ya vas por el quinto disco. ¿Tienes la sensación de que todo ha pasado muy rápido?

Sí, ha pasado muy rápido. Quizá me hubiera gustado disfrutarlo más al máximo. Sí que lo he disfrutado bastante, la verdad, sobre todo los conciertos. Pero bueno, cinco discos y siete años de escenario ya forman una "carrerita" que tienes ahí y si Dios quiere que continúe.

Pero, ¿alguna vez te has sentido abrumada o presionada? ¿que todo iba más rápido de lo que te hubiera gustado?

Al principio con Aprendiz, sí me asusté bastante, me dio miedo. Nunca pensé que fuera a pasar nada y de repente pasa y dices ¡ostia que miedo!, ¡si yo no soy artista, yo no sé cantar, yo no sé hacer nada de esto!… ¡qué susto, qué es esto!… Pero luego sí es verdad que va pasando el tiempo y te vas asentando más, te acostumbras a esto que es tu nueva vida y es lo que hay.

Eso es lo que pasas cuando se vende casi medio millón de copias de golpe con un primer disco...

Ya te digo que me asusté y lo pasé mal. Aparte es que yo decía: “yo grabo el disco y así salgo del colegio y ya está”. Y bueno, me asusté le decía a mi madre: “mamá, te tengo que confesar que yo no sé cantar y que yo no soy artista ni nada, osea, yo he grabado esto porque quería no estudiar más”. Y mi madre, claro, me miraba y me decía: “pero vamos a ver, si lo has cantado será porque sabes cantar”. Yo decía: “no, es que he mentido, yo realmente no soy artista, yo no sé hacer esto…” Y mi madre me respondía: “no te preocupes intenta tomártelo lo mejor posible” y siempre me decía que si quería parar o lo que fuera ella iba a ser la primera en apoyarme. Pero nunca quise parar...

Y hasta ahora

Y hasta ahora, sí. (risas)

¿“Por una vez” es una manera de recapitular todos estos años?

Sí, la discográfica lo llama un “Grandes éxitos”, yo prefiero llamarlo un recopilatorio de lo que ha sido mi carrera hasta ahora. Precisamente se llama “Por una vez” porque yo creo que nunca volverá a pasarme algo así, estar en un escenario con grandes amigos y grandes artistas como Alejandro Sanz, David Demaría, Antonio Orozco, mi tío, mi padre. Yo creo que eso pasa una vez y ya.

Y, ¿qué recuerdo te queda ahora de esa noche?

Brutal, fue una noche súper cálida, súper bonita. Pasamos tantos nervios que cuando acabamos el concierto nos pusimos todos a llorar. Era como ¡Dios mío, que tensión hemos pasado! Pero, qué cariño y qué calidez de público, se lo agradeceré todo la vida, sobre todo a esos pedazo de artistas que estuvieron ahí compartiendo su cariño y su arte y eso es siempre lo mejor que te puede pasar.

Desde luego, siempre te has sabido rodear muy bien. ¿Qué se aprende de gente como esta?

Se aprende mucho. Son grandes artistas a los que yo admiro muchísimo. Es curioso porque son hombres, pero son muy pasionales y eso me llama muchísimo la atención; creo que tenemos bastante en común por lo menos esa pasión a la hora de cantar. Y luego como personas son muy grandes y admirables. Te aportan todo.

Volviendo a “Por una vez”, decías que para ti era un recopilatorio de toda esa época. ¿Podrías definir estos años en una frase o en unas palabras?

Pues ha sido difícil en cierto modo. Vengo de una familia de grandes artistas y yo no es que esté orgullosa, es que no quepo en mí de la familia que tengo pero no me parecía ético utilizar ese apellido. Pero aunque no lo hiciera la gente te tachaba un poco de “tiene disco por ser hija o sobrina de”. Por eso lo pasé bastante mal, me ha costado más trabajo en un momento dado seguir aquí pero ahora la gente, les guste o no les guste, en cierto modo me respetan que es lo único que a mí me importa, no vender millones de discos sino que por lo menos tener un respeto musical.

De eso quería hablarte, supongo que estarás harta de que en casi todas tus entrevistas y reportajes se haga referencia a tu familia y, sobre todo al principio, se te preguntara si te había sido más fácil por eso

Que se haga referencia a mi familia por supuesto que no me molesta, todo lo contrario. Yo creo que no quepo en mí por llevar la sangre que llevo, pero molestaba que al principio se dijera “canta por esto” o “tiene el disco por esto…" Yo no canto por eso, yo canto porque es que me corre por las venas. Porque mi padre, mi madre, mi tío, toda mi familia es artista. Entonces cantas porque es lo que tienes en tu sangre. Si sacas un disco es porque llegas a una discográfica y al hombre que lleva esa discográfica le gusta. Sí, es verdad que al principio molesta, pero yo creo que ahí la reacción que tiene que ser es callarte y asumir, porque estás empezando y no eres nadie y es normal que la gente piense así. Con el tiempo ya tienes que enseñarle a la gente que tú también cantas, que a ti también te gusta y que tú también tienes derecho a estar aquí.

Y que sea el tiempo el que ponga las cosas en su sitio...
Sí. Hay cosas que duran y cosas que no. Yo me siento muy privilegiada por seguir en este mundo y por seguir cantando y seguir sacando discos, sobre todo tal y como está el mundo de la música

Para acabar el tema familiar, en una entrevista de hace tiempo declaraste: “el apellido hay que ganárselo y yo aún no lo he hecho”. Tras cinco discos y cientos de conciertos, ¿considera que lo has hecho ya?
No, yo creo que eso nunca te lo ganas. Te ganas tu propio nombre pero no te puedes ganar el nombre de los demás porque ya se lo han ganado otros por ti. Han trabajado mucho desde que eran pequeños para tener un apellido tan reconocido. A lo mejor yo trabajo y dentro de muchos años tengo un nombre reconocido y me encantaría que si mi hija o mi hijo fuera artista no se pusiera ese nombre sino que saliera por sus pies y se lo currara igual.

Volviendo un poco a tu carrera. Se puede clasificar claramente de éxito aunque sí que ha tenido momentos más bajos, por ejemplo tu último disco no funcionó como se esperaba.

Quizás el último disco fue poco oído debido a otros problemas..., problemas internos que no eran buenos para ese momento, para ese disco.

¿Puedes especificar?

Problemas internos… (se lo piensa), problemas internos… (risas). Quizás eso hizo no que no tuviera éxito, sino directamente que no sonara hasta el punto de que la gente lo llegara a escuchar para decidir si le gustaba o no.

¿Qué aprendizaje se saca de este tipo de cosas? Porque supongo que al empezar como un bombazo con sólo 16 años a lo mejor temiste alguna vez perder el norte

No, porque yo lo he visto en mi casa desde que he sido muy pequeña. He estado rodeada de grandes artistas desde niña, tanto por familia, como por amigos de mi familia, etc. Entonces si lo has visto siempre y de repente te toca a ti, no sé como explicártelo, ya lo has vivido, ya tratas con ese tipo de gente y te das cuenta de que no es que te pase a ti porque tú de repente llegas y eres Dios, sino que ya hay gente que también es grande. A lo mejor lo que hace es asustarte que es lo que me pasó a mí.

Desde los 16 años y hasta ahora toda España ha podido ver tu evolución tanto física como personal y, por supuesto, profesional ¿Presiona eso de crecer ante las cámaras?

No. Sí que hay gente que te dice, por ejemplo, es que cambias mucho de color de pelo y entonces tú dices no es que cambie de imagen es que estoy creciendo con vosotros. Cualquier chica de esa edad se hace unos cambios radicales tanto físicos como psíquicos, en su cuerpo, en su cara… Eso mismo me pasa a mí sólo que todo el mundo lo ha ido viendo. Pero eso nunca me ha presionado.

¿Y todo esto te ha hecho madurar antes?

Mucho antes, sin duda. Tienes que crecer súper rápido y con muy poca edad. Te rodeas de un mundo de mayores y o te haces mayor o nada. Pero bueno, yo en ese sentido lo llevo bien porque creo que mi esencia de niña no la he perdido nunca.

Volviendo a la música hay una clara evolución musical en tu carrera y no te ha dado miedo probar terrenos como el urban, el r&b, la electrónica o los toques árabes…

Con esto ha pasado un poco como lo que hablábamos de crecer ante las cámaras. Yo he ido creciendo y evolucionando en mis gustos y la evolución que yo tenía en mi persona la plasmaba en el disco y por eso pasé de mis primeros discos que eran más balada, a temas eran más bailables, más rítimos, más r&b, más hip hop, más funk. ¿Por qué?, pues porque tengo 22 años, porque a mí me gusta también otras músicas y porque me encanta bailar, me encanta pasármelo bien en un escenario y porque no solamente me gusta la balada desgarradora. Me gusta un poco todo.

¿Cuáles son tus influencias?

Hay de todo, todo tipo de música. Intento no cegarme demasiado con alguien en concreto porque puedes acabar imitándole en un momento dado. Intento oir de todo, del flamenco, al rock, al r&b..., todo te enriquece y todo te va dando ideas y todo tipo de música es rica.

De cara al futuro, ¿qué es lo que podemos esperar en los próximos albumes?

Uff, no sé. Sí es verdad que ya estoy pensando en el sexto disco aunque parezca muy rápido pero sexto disco ya da un poco de vértigo. Pero la verdad es que no lo tengo claro qué quiero hacer. Me gustaría que también fuera algo un poco evolucionado al último disco.

¿De qué disco te siente más orgullosa?

De todos, porque todos han sido estapas. Y de este último, de “Por una vez” en especial.

¿Y cómo surgió la idea de que el grandes éxitos fuera en directo?

Porque a mí me importa mucho plasmar sentimientos y sensaciones en los discos y creo que la gente busca cosas que le hagan sentir. Y qué mejor que con un disco en directo. En un estudio por mucho que te lo curres lo puedes conseguir pero no tanto. Y encima al ser DVD lo puedes ver en casa y lo puedes sentir completamente. Hombre, a lo mejor completamente, no pero sí bastante más que en estudio.

Para acabar, y relacionado con los últimos acontecimientos sociales, en tu anterior disco demostraste la fusión de culturas, etc. ¿Crees que esto, que es posible en el arte, se puede conseguir en los demás aspectos de la realidad?

Por supuesto, solamente hace falta un poquito de tolerancia. Las fusiones no son sólo en el arte, también en la vida. Yo creo que si la música es capaz de unir diferentes razas y sonidos también se pueden unir diferentes razas y culturas de una manera más real.