La Revista Gentes
En pocas palabras: Malú / Melódica

Lleva dos asistentes de prensa, cambios de ropa para las fotos y fuma light, aunque va a dejarlo. Toda una aprendiz de estrella con 16 años. Pero no se engañen. A su edad, prefiere trabajar todo el fin de semana a dedicarse a la frivolidad en la discoteca. Y, un fin de semana sí, otro también, ha grabado Aprendiz, su primer disco, arropada por su padre, Pepe de Lucía, Alejandro Sanz (que escribe tres canciones) y Pedro Guerra (una canción). Por algo será.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Pregunta.-¿Y a usted quién la bautizó Malú?
Respuesta.-Me llamo María Lucía, Malú es el diminutivo. Me lo puso mi tía Reyes, mi madrina, cuando era muy pequeña porque no sabían con cuál de los dos nombres llamarme. Mi tía dijo: "Bueno, pues Malú". Desde entonces se me ha quedado.

P.-En su disco no se firma con el "De Lucía" de rigor...
R.-Es que no quiero utilizar el apellido de mi padre porque no hago la misma música. Tampoco quiero renegar de un apellido que tiene mucho prestigio. Quiero ser yo, Malú. Pero no puedo evitar que me digan: "Sí, es hija de Pepe de Lucía".

P.-Si lo suyo no es el flamenco, ¿qué es?
R.-Pop melódico, la música que siempre me ha gustado. He cantado mucho flamenco pero nunca he querido hacerlo.

P.-¿Le fue complicado fichar a Alejandro Sanz?
R.-Le conozco desde pequeña y lo tuve más fácil porque llegué y le dije: "Oye, Alejandro, un tema, que voy a grabar una maqueta". Y me dijo: "Venga". Es una satisfacción que confíe en mí porque para cantar sus temas hay que tener mucho corazón. No le puedes quitar el valor a sus canciones.

P.-¿Y qué interpreta cuando canta su Aprendiz?
R-Me siento una chica inocente que está con un chico más mayor. Me ha enseñado mucho y me ha hecho daño. Yo le reprocho todo. Al final, él está detrás de mí y yo le digo: "Ahora yo soy la señora". No me costó nada meterme en la canción. Cuando salgo en televisión cantándola, me dicen: "¡Qué seria estabas!". A veces, me entran ganas de matar al cámara.

P.-Abandonó los estudios para abandonarse a la música...
R.- Creo que nunca me arrepentiré. Cuando quieres algo hay que dedicarse plenamente. Puedes hacer muchas cosas pero no las vas a hacer bien. ¿Para qué voy a hacer otra cosa si no me va a servir de nada y la música me llena totalmente?

P.-¿La música tiene edad?
R.- No. Puedes cantar desde que naces hasta que mueres. La música se lleva en el corazón. Y el corazón está ahí siempre.

P.-¿Han influido su tío Paco y su padre en su carrera?
R.-- No. He empezado a grabar cuando mi tío estaba de gira. Se está enterando de lo que pasa desde fuera de España. Hombre, la sangre de los Lucía influye mucho. Pero no al grabar.

P.-Al menos le habrán dado algún consejo...
R.-Que pise con pies de plomo.

P.-¿Y sus amigas?
R- Están muy contentas. Me llaman llorando: "Ay, te he escuchado". Están todos orgullosos. Y el que no, no será amigo.

P.-¿Qué sintió al escuchar el disco?
R.- Me quería morir. La primera vez que me escuché en la radio iba con mi madre en el coche y creíamos que era la cinta que teníamos metida. Cuando descubrimos que era la radio nos pusimos las dos a llorar como desesperadas. Porque, como decía mi madre: "Mi niña está en la radio".

P.-¿Ha madurado desde que empezó a trabajar?
R.-Muchísimo. He pasado de ser una niñita de 16 años, de las tonterías y las cosas que se dicen, a moverme con gente que me triplica la edad. Tengo que mantener una postura.


 

El Decálogo

Un libro:
"La lista de Schindler".
Un personaje histórico: Camarón de la Isla.
Un momento: Mi debut en Sevilla.
Una idea: Mi disco.
Una palabra: Amor.
Un amor: Mi público.
Un desamor: La hipocresía.
Un nombre: Malú.
Un amigo: Alejandro Sanz.
Una marca: Un tatuaje con el toro de Osborne.