Mujeractual - Entrevista a Malú

A pesar de contar sólo con 18 años, Malú ya ha conseguido acariciar el éxito en toda España y Latinoamérica. Esta artista de casta, apadrinada por su tío Paco de Lucía, ya no es aquella joven que encandiló con sus canciones y se situó como cantante revelación hace tres años. Malú, con esa mirada tierna y apariencia de niña que aún mantiene, volvió con un nuevo disco, "Cambiarás", que puede representar la consolidación definitiva de una de las voces más prometedoras del panorama musical hispano.

A pesar de contar sólo con 19 años, Malú ya ha conseguido acariciar el éxito en toda España y Latinoamérica.
Una mujer joven pero de ideas claras y con una conciencia comprometida con los temas sociales.


Entre el duende y la pasión Cuando hablamos de Malú ya no hablamos de una desconocida. Ya no hablamos de aquella chica de 15 años que asombró a todos con un disco cargado de grandes composiciones y que copó las listas nacionales de ventas durante más de 60 semanas. Ya no hablamos de la cantante que todo el mundo bautizó como la revelación musical del año. Hija de Pepe de Lucía y sobrina de Paco de Lucía, Malú es hoy una artista consagrada en Latinoamérica y en España. Ahora, regresó a la escena musical con un nuevo disco bajo el nombre de "Cambiarás". Canciones como "Sin Caminos" ya han llegado al público. "Es un álbum más maduro, sobre todo por la voz, que ahora está mucho más trabajada". A punto de cumplir los 18 años, Malú se presenta con este nuevo trabajo como una de las principales voces de nuestra música, avalada por el bombazo de su ópera prima, Aprendiz, su exitosa gira de conciertos y por unas tablas adquiridas a lo largo de estos dos años que han educado su voz sin perder esa frescura característica. En esta entrevista se destapa una mujer joven pero de ideas claras y con una conciencia comprometida con los temas sociales. Malú nos habla sin tapujos de su último disco y de lo que ser una "aprendiz" le ha enseñado en la vida.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

¿En qué se diferencia este disco del anterior?
Yo creo que la diferencia principal con el disco anterior sería una mayor madurez en la voz. Es un disco que, aunque sigue conteniendo letras de amor y desamor, es bastante más melódico, más trabajado...

Muchos artistas vienen, llegan a lo más alto y de pronto desaparecen. Tú llegaste sorprendentemente y ya has logrado triunfar en España y Latinoamérica. ¿Cómo has vivido todo este éxito tan repentino?
La verdad es que sí ha sido repentino. Yo no esperaba para nada que fuera a ir así y la verdad es que todo ha ido muy bien y doy gracias a Dios por eso, porque todo haya sido tan rápido y tan bueno.

¿Hasta qué punto te ha ayudado el hecho de venir de una familia de artistas?
Desde pequeña he vivido en un mundo de artistas. Pero, quieras o no, lo vives desde otra perspectiva. Estás ahí y ves el "artisteo", pero no ves lo que es ser artista, y, claro, es totalmente distinto. En el momento en que tú eres artista, todo es diferente, todo es mucho más duro. Pero bueno, la verdad es que es algo que yo siempre quise hacer y que me alegro mucho de haber conseguido. Respecto a lo que me pueda haber ayudado la familia para llegar, creo que el apellido De Lucía me ayudó un poco al principio, quizás por el hecho de que la gente tuviera curiosidad por verme. Pero luego es algo que te pesa mucho a la espalda, teniendo en cuenta que la gente te mira con lupa. Siempre te buscan el fallo.

Entonces, ¿has tenido que luchar como cualquiera?
Siempre hay que luchar, por muy producto de marketing que seas. Porque, aunque seas un producto de comercialización y vendas por lo que aparentas, para llegar al público tienes que promocionarte mucho.

Una vez dijiste que cuando subes al escenario te tratan como a una mujer, mientras que en casa te siguen tratando como a una niña.
Es verdad, aunque creo que ahora ya he madurado en ese sentido. En el escenario eres una artista y siempre debes ser madura. En el escenario no hay edad. Ni edad ni enfermedad, si tienes una pierna rota te aguantas... Tienes que subirte al escenario y ser un artista más, y luego ya, en tu casa, pues ser la persona que eres.

Al hablar de tu música se habla de "pop romántico"
Creo que esa palabra define muy bien lo que yo canto. Quizás no son boleros de Luis Miguel pero sí es una música muy romántica.

¿Te gustaría adentrarte en otros campos en el futuro?
Me encanta hacer lo que estoy haciendo, aunque es verdad que tengo cierta vocación polifacética. Me apasiona cantar y algún día, dentro de mucho tiempo y si Dios quiere, me gustaría ser actriz.

¿Cómo fue la experiencia de la banda sonora de Disney?
Muy buena. Me encanta trabajar con niños y la verdad es que fue una experiencia maravillosa.

Tú acabas de llegar, pero... ¿cómo ves la música española en la actualidad?
En general, bien. Yo respeto a toda persona que saca un disco, porque creo que el mero hecho de sacar un disco ya es digno de alabanza. Sobre las discográficas sí podría decir que no apuestan, les da miedo. Hacen lo que ya está hecho porque saben que van a vender y no pierden dinero. Pero vamos, yo creo que habría que apostar más.

¿Cuándo tuviste claro que querías ser cantante?
Realmente es algo que lo he tenido siempre ahí, nunca me lo planteé. Desde pequeñita me gustaba cantar, cualquier cosa, así que todo fue empezar y seguir hacia delante.

¿A quién admirabas?
Yo nunca he querido ser como nadie. Me gustaba ver gente cantar pero intentaba, a la hora de cantar yo, ser yo misma.

¿Cómo es Malú fuera del escenario?
Pues una persona normal y corriente, y tanto abajo como arriba del escenario. Es verdad que la gente te ve como algo que no es normal. Aunque la palabra normal no me gusta, yo soy una persona normal y corriente. Una persona con problemas, aunque sean distintos, con satisfacciones, con decepciones... igual que todo el mundo. Una persona que se enamora y se desenamora, que quiere y que no quiere, que odia y no odia...

¿Crees que la gente cambia mucho cuando alcanza la fama?
Yo creo que he seguido siendo igual. Pienso que, normalmente, la gente que cambia es la gente que se asusta por el éxito, la gente que no ha visto eso en su vida y de repente sale en la televisión tres veces y se vuelve loco porque se cree algo grande. Yo lo he vivido toda mi vida con mi familia y ya sabía lo que era. Por eso, el mero hecho de salir en la televisión, por ejemplo, no me ha asustado. Creo que he seguido siendo la misma persona, quizás más quemada que antes, porque esta profesión te quema mucho.

¿Crees que cuando alguien alcanza la fama tiene ya cierta obligación de mostrarse como una voz de la conciencia?
Por supuesto, tenemos esa obligación. No es una decisión que se pueda tomar, para mí es una obligación. Nosotras pudimos concertar una cita en La Moncloa, nuestras vecinas no; nosotras pudimos convocar a todos los medios de comunicación, nuestras vecinas no... Tenemos la obligación de utilizar nuestro trabajo para causas de este tipo.

Voz y conciencia
A pesar de su juventud, Malú es una persona consciente y comprometida, en lo que puede, con los problemas sociales. Le gusta defender lo que ella piensa que son causas justas y sigue participando en innumerables festivales benéficos. No hace mucho participó, junto a otras muchas mujeres artistas, en un manifiesto en pro de la cultura y contra los malos tratos.

"Creo que los malos tratos son algo que tenemos que intentar evitar entre todos. Es algo muy duro, que sufren muchas mujeres. Además, hay que pensar que no por ser artista no puede pasarte. A nosotras también nos puede pasar y por eso tenemos que luchar, para conseguir que no ocurra más".