Malú para el diario ABC
Malú: "Soy muy feliz, amo mi disco"

Después de un tiempo de silencio, Malú ha vuelto a la escena musical con su tercer disco, «Esta vez», un álbum gracias al que esta joven cantante asegura estar en el mejor momento de su vida. Tras la sorpresa que supuso su debú artístico con «Aprendiz», en el que contó con Alejandro Sanz como padrino, y su confirmación con «Cambiarás», Malú afirma que a sus 19 años ha alcanzado la madurez con un trabajo del que habla con orgullo: «Soy muy feliz, amo mi disco. Es una sensación que no había tenido con los dos anteriores, me siento como si acabara de tener un hijo». Para este alumbramiento, Malú se dejó seducir por la ciudad de Miami, algo que justifica porque «aquí están mi vida y mi gente y necesitaba irme lejos para estar totalmente centrada en el disco». Además, se ha rodeado de un plantel de lujo: Estéfano, Antonio Carmona, Teo Cardalda y Noel Molina (hijo del desaparecido Antonio Molina) le han escrito los canciones del álbum, en el que René Toledo (autor de varios títulos de Ricky Martin y Chayanne) figura como productor de ocho de los cortes.

—¿Qué tal ha ido la experiencia?

Fascinante. Con René Toledo ha sido genial, me he sentido muy segura trabajando con él. Y con Estéfano, quizá fue más especial, me daba más miedo en el sentido de que cantaba sus temas delante de él, pero también fue más interesante porque ha sacado cosas de mí, de mi voz, que yo no conocía, a la hora de cantar; me ha hecho sentir que sus temas eran míos y de alguna manera comérmelos... Me ha enseñado mucho.

—¿Cómo es «Esta vez»?
Es Malú. Es un disco en el que he tenido absoluta participación, he elegido yo los temas y he estado pendiente de todo. Lo siento mío. No lo encajaría en ningún tipo de música en concreto, pero dentro de lo que es mi estilo, el pop melódico, es un poco más latino, más de mi edad.

Pese a proceder de una saga flamenca (su padre es Pepe de Lucía, el hermano del guitarrista Paco de Lucía), Malú dejó bien claro desde sus comienzos que su carrera tomaría una senda distinta. Sin embargo, en el álbum suena alguna guitarra flamenca. «Siempre me ha fascinado el sonido de una guitarra española. Son mis raíces, pero nunca he querido utilizar ni apellidos ni nada que tuviera algo que ver, no por nada, sino porque lo respeto demasiado y porque no quiero meterme en un mundo que no es el mío», dice tajante.

—¿Cómo ha evolucionado Malú desde «Aprendiz» hasta ahora?
Mucho. Empecé con 15 años y, aunque tenía claro que quería cantar, estaba un poco perdida. Ahora creo que he crecido bastante en ese sentido, en este mundo tienes que espabilar rápido. Tengo muy claro qué es lo que quiero, que no se va a poner el más mínimo obstáculo por delante para que yo desvíe mi carrera, voy a trabajar a muerte.

—¿Su voz también ha crecido?
Ha madurado bastante. Tengo más experiencia, gracias a los directos y, sobre todo, al hecho de haber trabajado con René Toledo y Estéfano.

—La consideran una amalgama de duende, fuerza, calor y genio.
¡Uf! La verdad es que sí creo que tengo mucho carácter a la hora de cantar pero porque yo soy así, muy visceral y muy sentimental. Me muevo por sentimientos y por eso quizá cante este tipo de canciones.

—Con «Aprendiz» vendió 400.000 ejemplares y recibió varios premios. ¿Qué espera ahora?
Espero que de alguna manera la gente pueda apreciar y sentir lo que hay en un disco tan chiquitito, el ambiente tan maravilloso que ha tenido, las ganas y la fuerza con las que se ha hecho.